Scroll Top
butirato_salud_digestiva
Butirato tu mejor aliado para cuidar el intestino

Víctor Blasco, doctor en Química. Especialista en Química Médica.

Los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) son compuestos orgánicos generados en el intestino a partir de la fermentación microbiana de carbohidratos y fibras dietéticas que el cuerpo no es capaz de digerir y asimilar. Los AGCC más comunes son el ácido acético, el ácido propiónico y el ácido butírico o butirato.

Estos ácidos grasos son de gran importancia para nuestro organismo. Son una notable fuente de energía para las células, pueden actuar como moduladores del sistema inmunológico, y son capaces de influir en la salud del tracto gastrointestinal y del organismo en general.

A nivel particular tenemos los siguientes beneficios para la salud: [1]

  1. Mejora de la salud intestinal: Mantienen la integridad de la barrera intestinal, reducen la inflamación del tracto y mejoran la función de las células epiteliales. También contribuyen a regular la motilidad intestinal y a prevenir el estreñimiento.
  2. Fortalecimiento del sistema inmunológico: Pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico mejorando la respuesta de los linfocitos T y de los natural killers.
  3. Reducción del riesgo de enfermedades crónicas: Los AGCC pueden reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares. Esto se debe sobre todo a sus efectos sobre el metabolismo y los procesos inflamatorios.
  4. Regulación del apetito: Estos ácidos grasos también actúan aumentando la sensación de saciedad y ayudan a regular el apetito.

Las principales fuentes de ácidos grasos de cadena corta (AGCC) son los alimentos ricos en fibra, como las verduras de hoja verde, las nueces y las semillas. No obstante, si no se alcanza la cantidad necesaria de estos nutrientes a través de la dieta, la forma más recomendable para poder disponer de ellos es a través de la suplementación.

Uno de los ácidos grasos más representativos es el ácido butírico o butirato. La manera más habitual de tomar esta sustancia es como triglicérido (tributirina), ya que de esta forma se aumenta en gran medida su estabilidad y su biodisponibilidad. Los triglicéridos son moléculas muy estables a cambios de pH, temperatura y humedad, lo que facilita el proceso de elaboración y el tránsito digestivo hasta alcanzar el intestino, donde se libera el butirato, el cual será absorbido por los enterocitos. [2] Se recomienda consumir este suplemento junto con la comida para aumentar la acción de las lipasas y mejorar la absorción.

El butirato en la salud intestinal:

El butirato juega un papel esencial en el mantenimiento y en la nutrición del intestino, siendo imprescindible para el buen funcionamiento del mismo. En concreto, numerosos estudios han demostrado que este compuesto es beneficioso para tratar procesos inflamatorios intestinales, diarreas, estreñimientos e incluso el síndrome del intestino irritable. [3]

Una de las principales propiedades del ácido butírico es su capacidad para actuar como una fuente de energía para las células epiteliales del intestino, favoreciendo su actividad y facilitando su renovación. De esta manera se potencia la integridad de la barrera intestinal y se mejora la absorción de nutrientes. [3] Además, el ácido butírico también puede mejorar la diversidad y abundancia de la microbiota intestinal, la cual es esencial para el cuidado del sistema digestivo y del cuerpo en general. [4]

Otra de las formas en las que el ácido butírico mejora la salud intestinal es mediante la reducción de la inflamación. La inflamación crónica en el intestino puede provocar daños en la mucosa intestinal y, en última instancia, contribuir al desarrollo de enfermedades como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Así pues, se ha demostrado que el ácido butírico ayuda a regular la respuesta inmunológica en el intestino, actuando sobre las células inmunitarias y evitando una respuesta exagerada que provoque una inflamación excesiva y daño tisular. De esta manera, el ácido butírico reduce la producción de citoquinas proinflamatorias y promueve la producción de citoquinas antiinflamatorias, ayudando así a prevenir este tipo de trastornos. [5]

Finalmente, el ácido butírico también se ha relacionado con la producción de péptidos antimicrobianos, que son moléculas capaces de destruir a las bacterias dañinas del intestino. Esto es importante porque la microbiota intestinal es un ecosistema complejo y equilibrado compuesto por billones de bacterias, algunas de las cuales pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Al mejorar la capacidad de la microbiota intestinal para discernir y combatir a estas bacterias, el ácido butírico contribuye a prevenir infecciones microbianas y mejora la salud general de nuestro organismo. [6]

Además de todo lo anterior, el ácido butírico también es capaz de regular y facilitar los procesos digestivos en el intestino, aliviar los problemas de estreñimiento ocasional, los cólicos recurrentes e incluso prevenir el cáncer colorrectal. [7]

Por otra parte, además de su acción sobre la salud gastrointestinal, este compuesto también muestra un importante efecto sobre la salud cardiovascular y sobre la resistencia a la insulina. Esto es especialmente relevante en la actualidad, ya que la obesidad y la diabetes tipo 2 son problemas de salud crecientes en todo el mundo. 

Por un lado, se ha demostrado que este compuesto es capaz de reducir los niveles de colesterol total, sobre todo cuando se ha originado por una enfermedad inflamatoria o por una patología intestinal. De esta manera se consigue minimizar el riesgo hipercolesterolemia. [3]

Por otro lado, hay ocasiones en las que el organismo genera, por si sólo, una fuerte resistencia a la insulina y provoca que se acumulen elevados niveles de glucosa en sangre. En estos casos, el butirato puede mejorar la sensibilidad a la insulina en las células del tejido adiposo y del músculo esquelético, reduciendo así los niveles de glucosa en sangre y previniendo el desarrollo de la diabetes tipo 2. Además, el butirato también puede reducir la inflamación crónica de bajo grado asociada con la resistencia a la insulina. [8]

En definitiva, el butirato es un ácido graso de cadena corta que se encuentra en la naturaleza y que ofrece numerosos beneficios para la salud, principalmente en lo que a la salud intestinal se refiere. Entre ellos se incluyen la mejora de la barrera intestinal, el cuidado de la microbiota, la reducción de la inflamación y la modulación del sistema inmunológico.

Además, también hemos visto que el butirato tiene la capacidad de mejorar la salud cardiovascular, de reducir la resistencia a la insulina y de prevenir la diabetes tipo 2. Esto significa que el butirato puede ser beneficioso no solo para la salud intestinal, sino también para la salud general de nuestro organismo.

Así pues, se recomienda que todas aquellas personas que padecen enfermedades intestinales inflamatorias, sufren el síndrome del intestino irritable o bien muestran resistencia a la insulina, tomen un aporte extra de esta sustancia como apoyo sistémico para el tratamiento y la prevención de estas patologías.

BIBLIOGRAFIA

[1] Gill P.A, Zelm M.C, Muir J.G, Gibson P.R. Review article: short chain fatty acids as potential therapeuticagents in human gastrointestinal and inflammatory disorders. Aliment Pharmacol Ther. 2018. 48, 15–34.

[2] Manrique Vergara D., González Sánchez M.E. Short chain fatty acids (butyric acid) and intestinal diseases. Nutr Hosp. 2017, 34 (Supl.4), 58-61.

[3] Canani R.B, Costanzo M.D, Leone L, Pedata M, Meli R, Calignano A. Potential beneficial effects of butyrate in intestinal and extraintestinal diseases. World J Gastroenterol, 2011,17 (12), 1519-1528.

Bedford A., Gong J., Implications of butyrate and its derivatives for gut health and animal production, Animal Nutrition, 2018, 4 (2),151-159

 [4] Leonel, A. J., Alvarez-Leite, J. I. Butyrate: implications for intestinal function. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care 2012, 15 (5), 474-479.

[5] Siddiqui M.T, Cresci G.A.M. The Immunomodulatory Functions of Butyrate. J Inflamm Res. 2021, 14, 6025-6041. 

[6] Hamer, H. M., Jonkers, D. M. A. E., Venema, K., Vanhoutvin, S. A. L. W., Troost, F. J., Brummer, R. J. The role of butyrate on colonic function. Alimentary pharmacology & therapeutics, 2008, 27 (2), 104-119.

[7] Wu, X., Wu, Y., He, L., Wu, L., Wang, X., Liu, Z. Effects of the intestinal microbial metabolite butyrate on the development of colorectal cancer. Journal of Cancer, 2018, 9 (14), 2510.

[8] Gao Z, Yin J, Zhang J, Ward RE, Martin RJ, Lefevre M, Cefalu WT, Ye J. Butyrate improves insulin sensitivity and increases energy expenditure in mice. Diabetes. 2009, 58 (7), 1509-1517.

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Synestia Biology S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresas que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines funcionales y analíticos. También para controlar nuestra tienda virtual. Puedes configurar o rechazar, así como obtener más información AQUÍ.    Política de Cookies
Privacidad