Screen Shot 2022-06-15 at 4.07.17 PM
¿Te gustaría cuidar mejor tu salud intestinal? Atento a las nuevas fórmulas

Cuidar de la salud intestinal es fundamental, sobre todo si tienes alguna condición que te provoque molestias o dolores. Precisamente, la ciencia ha estado buscando nuevas soluciones a enfermedades frecuentes, y en el horizonte se abren propuestas esperanzadoras. Una de ellas podría ser el butirato, cuyos beneficios te mostramos en este artículo.

El butirato, un componente asociado con el bienestar intestinal

Desde hace varios años, el mundo de la investigación ha puesto el foco sobre los prebióticos. En este sentido, diversos estudios valoran su contribución al bienestar intestinal, sobre todo en afecciones como el síndrome del intestino irritable (SII) (1). La evidencia demuestra que un tratamiento con prebióticos y probióticos puede mejorar la función digestiva al regular la mucosa gástrica.

Partiendo de lo anterior, el butirato es un prebiótico que se adhiere a la microbiota del intestino. También denominado ácido butírico, es un AGCC (ácido graso de cadena corta). Estos se obtienen, principalmente, mediante la fermentación de la fibra, y producen un efecto antiinflamatorio en el tracto gastrointestinal (2).

En sí, se está avanzando en el desarrollo de un posible uso terapéutico de este componente. Actualmente, las líneas de investigación pasan por su comercialización como fármaco. Sin embargo, la nueva alternativa que se ha planteado está relacionada con el posible efecto combinado que tendría con los probióticos (3).

Te interesará saber que puede suministrarse en distintos formatos. Este ácido de cuatro carbonos puede estar formulado a partir de sales cálcicas o sódicas. De igual forma, se puede presentar con sales de ácido butírico o en ésteres. Esto último da lugar a las tributirinas, un profármaco que reduce el daño intestinal causado por los antibióticos (4).

Beneficios del butirato para mejorar la salud intestinal
Pero ¿qué beneficios puede tener el consumo de compuestos elaborados con butirato? De acuerdo con estudios recientes, vamos a mostrarte en qué te podría ayudar. Todos están relacionados con un mismo objetivo, que no es otro que mejorar la salud intestinal.

Tiene un efecto inmunomodulador
El ácido butírico parece desempeñar una acción inmunomoduladora en el intestino. Esto significa que podría intervenir sobre la influencia del sistema inmunitario y evitar las complicaciones asociadas a distintas enfermedades. Dos de las más estudiadas en este sentido son el síndrome del colon irritable y la colitis ulcerosa, particularmente en edad pediátrica (5).

Contribuye a la absorción de nutrientes
La fibra es un tipo de hidrato de carbono que el organismo no puede digerir. En consecuencia, quienes sufren distintos tipos de enfermedad intestinal inflamatoria (en adelante, EII), como la enfermedad de Crohn, pueden sufrir fuertes molestias. El compuesto que nos ocupa podría suponer un alivio, ya que fortalece las vellosidades de la mucosa intestinal de modo que absorben mejor los nutrientes.

Regula la digestión intestinal
Una de las particularidades de ciertas EII es que ralentizan el proceso de digestión. Para contrarrestarlo, el ácido butírico podría acelerar el recorrido de las heces por el intestino. En principio, sería una solución para dos de las molestias más frecuentes de estas afecciones: la necesidad urgente de evacuar y la diarrea.

Protege la mucosa intestinal
Como te explicábamos antes, parece ser capaz de reducir el tiempo que las heces necesitan para recorrer el intestino. Esto ayuda a que la mucosa que lo recubre esté expuesta menos tiempo. En consecuencia, se absorberían mejor las aminas biogénicas y el ácido biliar, cuya transformación deficiente produce molestias estomacales (3).

Mantiene la microbiota en buen estado
La microbiota es una pieza clave en la terapia para las EII. En ocasiones, el pH de la superficie luminal puede exceder el valor de 7, lo que es una cantidad demasiado elevada (6). Este compuesto parece disminuirlo, con claros efectos sobre la microbiota al contribuir con el proceso de homeóstasis celular (4).

Adecúa el trofismo intestinal
Diversos estudios (7) constatan que la desnutrición energético-proteica está detrás del empeoramiento de la salud intestinal. El butirato parece ser uno de los AGCC que mejor actúan sobre la flora bacteriana. De este modo, acelera la absorción del agua y los nutrientes, y contrarresta la permeabilidad del epitelio intestinal (3).

Contrarresta la resistencia a la insulina
En ocasiones, el organismo genera resistencia a la insulina y provoca elevados niveles de glucosa en sangre (8). Un estudio (3) demostró que la toma de butirato durante 5 semanas logró reducir la grasa corporal en un 10,2 %. La misma fuente parece corroborar que un mayor estímulo mitocondrial permitió reducir el rechazo a la insulina en un 50 %.

Previene el cáncer colorrectal
Los prestigiosos estudios Cochrane (9) afirmaron que los pacientes con patologías intestinales fuertes tienen mayor riesgo de sufrir cáncer. Debes saber que el butirato podría minimizar esa posibilidad, pues tiene un potencial anticarcinogénico sobre el colon. A su vez, aumenta las probabilidades de supervivencia al facilitar la migración celular (3).

Alivia los cólicos recurrentes
Las patologías intestinales más graves dan lugar a cólicos recurrentes, sobre todo tras la ingesta. Un estudio (10) realizado sobre 66 pacientes con SII concluyó que sus síntomas se redujeron con la ingesta de butirato. Actualmente, esta enfermedad no posee cura, solo existen terapias que tratan los síntomas, como esta. Es una condición que se da sobre todo en pacientes con diarrea.

Minimiza el riesgo de hipercolesterolemia
Los niveles altos de colesterol se pueden deber, entre otras causas, a una síntesis defectuosa por parte del intestino. La experiencia apunta a que el butirato actúa sobre nueve genes para inhibir la biosíntesis anómala. Te interesará saber que esto permite aliviar los niveles de hipercolesterolemia, que pueden superar el 50 % si tienen su origen en el intestino (3).

Reduce la incidencia del estreñimiento
El butirato podría contribuir a aliviar el estreñimiento ocasional. Lo mismo sucede con quienes padecen estreñimiento crónico, pues mejoraría la motilidad intestinal (3). Esto podría ser clave para tratar los meteorismos (exceso de gases dentro del intestino), que provocan molestias intensas.

En definitiva, el butirato es una de las nuevas propuestas de la ciencia para mejorar la salud intestinal. Para el futuro, los estudios han comenzado a centrar el interés en su aplicación en edades pediátricas. Lo mismo sucede con sus utilidades extraintestinales, que podrían ser un nuevo campo de investigación.

Bibliografía:

  1. Guzmán Calderón, Edson, Montes Teves, Pedro, & Monge Salgado, Eduardo. (2012). «Probióticos, prebióticos y simbióticos en el síndrome de intestino irritable». Acta Médica Peruana29(2), 92-98.
  2. Kristina Campbell. (2017). «Ácidos grasos en la cadena corta: sus efectos en la salud». Gut Microbiota for Health.
  3. Berni Canani, R. et al. (2011). «Potential beneficial effects of butyrate in intestinal and extraintestinal diseases». World Journal of Gastroenterology, 17(12), 1519-1528.
  4. Manrique Vergara, D., González Sánchez, M. E. (2017). «Ácidos grasos de cadena corta (ácido butírico) y patologías intestinales». Nutrición hospitalaria, 34(Supl. 4), 58-61.
  5. Pujol Muncunill, G., Martín de Carpi, J. (2015). «Papel actual de los inmunomoduladores convencionales en la enfermedad inflamatoria intestinal pediátrica». Elsevier, 14(2), 48-53.
  6. Nugent, S. et al. (2001). «Intestinal luminal pH in inflammatory bowel disease: possible determinants and implications for therapy with aminosalicylates and other drugs». National Library of Medicine, 48(4), 571-577.
  7. Cabré Gelada, E. (1998). «Nutrición enteral en patología digestiva». Elsevier, 21(5), 245-256.
  8. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. (2018). «Resistencia a la insulina y la prediabetes».
  9. Bye, W. et al. (2017). «Estrategias para la detección del cáncer de colon en pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria». Cochrane.
  10. Manrique Vergara, D., González Sánchez, M. E. (2017). «Ácido butírico: Innovación en formulación de liberación entérica». Farmacia Hispalense, 42, 45-47.

Dejar un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Synestia Biology S.L..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresas que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.